Politica Costa Rica

RUMBO AL #8M

Seamos miles en las calles este 8 de Marzo

Desde Pan y Rosas, en esta nota, exploramos algunos de los principales debates y reivindicaciones que se plantean en la antesala de esta importante fecha, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Martes 23 de febrero | 16:36

Para este 8 de marzo en Costa Rica se prepara una gran movilización unitaria del movimiento de mujeres. En el marco de un llamamiento independiente, tres son las consignas que el movimiento de mujeres ha planteado para la movilización: Campaña Nacional por el Aborto legal, seguro y gratuito; ¡Ni Una Menos! contra la violencia patriarcal y por una vida digna ¡Fuera el FMI!

Desde Pan y Rosas, en esta nota, exploramos algunos de los principales debates y reivindicaciones que se plantean en la antesala de esta importante fecha, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Por el derecho al aborto legal

Está planteada como tarea del momento la necesidad de poner en pie una campaña por el derecho a decidir. Tras la sanción de la ley 27.610 en Argentina, la discusión internacional que ha puesto el movimiento de mujeres nuevamente sobre la mesa en toda la región es la cuestión del derecho al aborto. En Chile comenzó a debatirse en el Congreso, en Brasil y Venezuela avanza la criminalización. Por su parte en Honduras y Perú los partidos conservadores buscan restringir más aún el acceso. En Colombia, está en manos de la Corte Constitucional decidir si aprueba la iniciativa de eliminar la criminalización del aborto del Código Penal. En México se propone una consulta popular y en Bolivia se prepara un espacio unitario para poner en pie una campaña por el derecho al aborto en ese país.

Desde Pan y Rosas Costa Rica participamos de los esfuerzos de coordinación unitaria de la movilización de este 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer trabajadora y celebramos las iniciativas planteadas sobre poner en pie una gran campaña por el derecho al aborto legal en Costa Rica, sabemos que una campaña por el estilo podría no sólo poner a temblar a los enemigos de nuestros derechos, si no también servir como plataforma para impulsar, por ejemplo, la completa Separación de la Iglesia y el Estado, así como la necesidad de garantizar educación sexual y anticoncepción gratuita para todas las mujeres y cuerpos gestantes.

Te puede interesar: Para conquistar el derecho al aborto en Costa Rica

Consideramos la existencia de un proyecto de ley un importante avance, y planteamos que el mismo debe ser discutido de forma amplia y democrática por todas las agrupaciones del movimiento de mujeres y las organizaciones que defienden el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. De igual forma, el mismo debe ser una herramienta para dialogar con las personas que aún es necesario ganar a nuestra justa lucha por la vida y los derechos de las mujeres.

¡Ni Una Menos!

La indignación frente a los femicidios y la justicia patriarcal que sostiene la impunidad también hace parte de los reclamos que se sienten profundamente en el grito por ¡Ni Una Menos! Las movilizaciones del 2020 señalaron de forma directa la responsabilidad del Estado y sus instituciones como el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el Poder Judicial y la Policía, de la violencia patriarcal y su expresión más cruenta: el femicidio.

Como han demostrado las importantes movilizaciones de setiembre de 2020 y la conmemoración del 25 de Noviembre -que se detuvieron a repudiar el accionar de los Tribunales de Justicia y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ)- el movimiento de mujeres no confía en lo que el Estado patriarcal considera “justicia” frente a los femicidios. Debemos apostar a nuestras propias fuerzas y métodos de lucha, para exigir justicia.

Te puede interesar: #25N: Movimiento de mujeres reclama por femicidios ante el Poder Judicial

Es necesario exigirle al Estado refugios transitorios para las víctimas de violencia, acompañamiento psicológico integral y salarios de cuarentena, así como todas las medidas necesarias para evitar la violencia, y más aún, los femicidios.

Por otra parte, hay que crear Comisiones de Investigación Independientes del Estado, conformadas por organizaciones sociales, políticas y feministas, así como familiares de las víctimas de violencia patriarcal, que exijan la apertura de todas las carpetas de investigación y el acceso a ellas. El Estado debe garantizar los recursos necesarios, ya sean materiales o financieros, para que la Comisión Independiente lleve adelante la investigación.

Es necesario que la fuerza que demostramos en las calles contra los femicidios, se haga presente en los centros de estudio y de trabajo, con una campaña amplia que unifique a las trabajadoras a las que el gobierno quiere recargar la crisis y el ajuste del FMI, junto con las jóvenes que agitan los pañuelos verdes.

No al FMI. Denunciamos al gobierno del PAC y su política de ajuste.

A todo lo anterior hay que sumar que somos las mujeres quienes componemos los índices más altos de desempleo, precarización laboral y pobreza; todos incrementados durante la pandemia siendo el gobierno de Carlos Alvarado y el PAC responsable por la situación económica del país, pero también de una ofensiva sin precedentes en términos de las políticas de ajuste ordenadas por el FMI y asumidas por todos los partidos de empresarios del país -incluso por el reformismo del Frente Amplio y sectores “progresistas” que hablan de responsabilidades compartidas y “ajustes responsables”.

El Gobierno de Carlos Alvarado no garantiza condiciones mínimas para evitar la violencia patriarcal. Tampoco para eliminar la precarización laboral y la pobreza que se profundizan con la pandemia, afectando mayormente a las mujeres.

Para las mujeres de zonas rurales, el ajuste y las consecuencias de la crisis golpea más fuerte. Denunciamos los planes de ajuste del gobierno y el FMI, exigimos impuestos a las grandes fortunas. Exigimos un alto a los despidos, suspensiones y reducciones de jornada de trabajo. No al pago de la deuda externa, para que el dinero se use en otorgar salarios de cuarentena, refugios para víctimas de violencia y todas las necesidades de las mujeres y la clase trabajadora. Es necesaria la contratación masiva de mujeres, asegurando un ingreso propio que permita liberarse de la familia patriarcal y la violencia doméstica.

Es necesaria la creación de guarderías, comedores y lavanderías, subsidiadas por el Estado, para la socialización del trabajo doméstico, y liberar así del trabajo individual que recae en las mujeres. Exigimos que todas las personas tengan acceso al seguro médico gratuito.

Luchamos por una sociedad sin explotación, opresión, ni discriminaciones. Otro mundo es posible, y para eso ¡organicémonos para ganar! Hay que apostar por un movimiento de mujeres con independencia del gobierno, que pelee, junto con la clase trabajadora, por las demandas que tenemos.

Este 8 de marzo es necesario que estas reivindicaciones y demandas del movimiento de mujeres se hagan sentir en las calles, en las redes sociales y los centros de estudio y trabajo. Invitamos a marchar con Pan y Rosas bajo la perspectiva que hemos planteado arriba, impulsando que el movimiento de mujeres, con sus distintas organizaciones, se fortalezca en el sentido de las tareas que la Marea Verde han planteado para nuestra generación.

Te puede interesar: [Dossier] Debates en el feminismo






Temas relacionados

#Rumbo al 8M   /   #MovimientodeMujeres   /   Politica Costa Rica   /   Pan y Rosas Costa Rica   /   #SeparacionDeLaIglesiaYElEstado   /   #NiUnaMenos   /   Aborto legal, seguro y gratuito   /   Trabajadoras   /   FMI   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO