×
×
Red Internacional

Reprimen protesta de trabajadores universitarios y jubilados en Venezuela

En horas de la mañana de este jueves 4 de mayo los trabajadores universitarios y de otros sectores laborales junto a jubilados salieron a protestar ante la nueva burla del Gobierno de Maduro de mantener el salario mínimo en 5 dólares mensuales y la bonificación de los sueldos laborales. Pero la respuesta no fue otra que la represión e impedir que se manifestaran en la Autopista Francisco Fajardo.

Viernes 5 de mayo | Edición del día

Los trabajadores y docentes de la Universidad Central de Venezuela, junto a otros sectores laborales, así como de jubilados, habían convocado una asamblea en horas de la mañana en la Puerta Tamanaco de la UCV. Discutieron nuevas acciones de calle y protesta frente a la política criminal del Gobierno de Maduro contra el pueblo trabajador. Luego decidieron marchar, y como es de costumbre, se dirigieron hacia la Autopista Francisco Fajardo para ocupar uno de los canales y visibilizar su protesta.

La respuesta no fue otra que la represión. Un contingente de 200 integrantes de la Policía Nacional Bolivariana con sus escudos impidió que se manifestaran en la Autopista y para ello procedió a la brutal represión para desalojarlos. "Y no, y no nos quitaran el derecho a protestar" y “¿Cuál revolución? Si este gobierno es hambre, miseria y corrupción”, fueron los cantos más coreados por los trabajadores, mostrando la rabia ante los recientes anuncios de Maduro que mantiene la esclavitud laboral.

Al trabajador José Bastidas, secretario general de Sintraucv, le causaron un desmayo producto de la golpiza, a quién pretendieron antes llevarse preso, denunciaron los propios trabajadores. Bastidas tuvo que ser llevado de urgencia al Hospital Universitario.

Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato de Trabajadores de la UCV (Sinatra – UCV), declaró que estaban protestando porque este “1 de mayo el Gobierno decretó la muerte del salario mínimo nacional, nos robaron los aguinaldos, las vacaciones y las prestaciones sociales. Además, determinó que los jubilados de este país no son ninguna prioridad para su gobierno al dejarlos en estado de indefensión. Ante esa situación la respuesta de los trabajadores fue unidad, calle y lucha, y por eso hoy decidimos en el marco de la asamblea universitaria tomar esta autopista. Los cuerpos policiales se vinieron en grado de represión. Más de 200 policías intervinieron abruptamente contra la manifestación.”

El descontento y repudio al Gobierno de Maduro es generalizado, y fue lo que se manifestó en la protesta de los trabajadores universitarios de este 4 de mayo. Es que el salario mínimo estaba desde mitad de marzo del año pasado en 130 Bs., equivalente en ese momento a 30$ -a tasa oficial- y para el 1 de mayo estaba a 5$. En sus anuncios del día de los trabajadores Maduro lo dejó intacto, luego de 14 meses en los que perdió más del 80% de su valor adquisitivo, lo dejó en la misma atrocidad de 5$ mensuales. El ticket de alimentación estaba en 45 Bs., equivalente a 1,8$ mensuales, y lo colocó en 40$, lo que sería un aumento del mismo de 38$, pero al mismo tiempo operó una reducción del llamado “bono de guerra económica” que venía pagando en la administración pública desde enero.

Como declara Ángel Arias, dirigente de la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS), organización que repudió esta brutal represión a los trabajadores y profesores de la Universidad, “Con esos números, la bonificación del salario alcanza niveles extremos, jamás vistos en la historia del capitalismo venezolano: en la administración pública, de 70$ de los 75$ del ingreso mínimo serían bonos sin incidencia en el cálculo de vacaciones, aguinaldos y prestaciones, esto es, 93% del salario bonificado; en el resto de los sectores, el ingreso mínimo mensual obligatorio serían 45$, de los cuales 40$ serían bonos sin incidencia salarial (89% del salario). En promedio, 91% del ingreso mínimo oficial de la clase trabajadora está así bonificado, es decir, ¡solo un 9% contaría para el cálculo de retribuciones salariales y contractuales!, que rápidamente es devorado por la alta inflación… Esta atroz política laboral, sin embargo, se inscribe en los acuerdos con el capital privado, es parte del acuerdo de clase (burgués) que hay en las alturas contra la clase obrera.”

Te puede interesar: Maduro ratifica miseria salarial y conspiración Gobierno-empresarios contra la clase obrera: los hechos y la explicación

El llamado de los trabajadores y las trabajadoras es salir a las calles peleando por sus derechos fundamentales, como es el derecho al salario. Por eso exigen salarios y pensiones indexados al costo de la canasta básica, diciéndole NO a la bonificación del salario, por la discusión y cumplimiento íntegro de los contratos colectivos y basta de despidos. Los trabajadores y docentes de la universidad discutieron en su asamblea intergremial y ratificaron luego de la represión, que preparan nuevas acciones de calle y que no será la represión la que va a menguar su lucha.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias