×
×
Red Internacional

En los últimos días, la Marcha de la Diversidad en Costa Rica se ha visto envuelta en polémica. Pues, desde inicios de junio se había anunciado el cambio de ruta al sentido contrario del acostumbrado en años anteriores. En la antesala de la marcha, se abre una discusión importante sobre los objetivos del Día del Orgullo LGBT.

Domingo 26 de junio | 12:18 | Edición del día

La polémica se desató cuando desde hace algunos días diversas agrupaciones, con mucho disgusto, empezaron a convocar con la ruta original de forma espontánea, estableciendo consignas más críticas y reivindicativas a la comunidad y sus derechos. Lo anterior a raíz de que el comité organizador también anunció que la marcha terminaría en un concierto de Paulina Rubio -evento que no ha tenido gran éxito- y en una feria de emprendedores.

Continúa en éste 2022 el debate sobre el rol de las empresas multinacionales, los partidos burgueses, gobiernos locales y municipales en lo que se conoce como “pinkwashing”, para darle una cara amigable con la comunidad LGBT al sistema capitalista que reproduce la explotación y discriminación a millones de seres humanos en el mundo. En el caso de Costa Rica, el rol de entidades como la Embajada de los Estados Unidos en años anteriores se suma a lo anterior, siendo que Costa Rica es un país oprimido económicamente por la potencia estadounidense.

Te puede interesar: Reaccionario. Juez de la Corte estadounidense también propone revocar derechos LGBTIQ+

El gobierno de Chaves es enemigo de los derechos LGBT

Como ha quedado demostrado por los discursos de Rodrigo Chaves, sus acusaciones por acoso y demás, este gobierno entra dejando claro de qué lado está. Pero además, han firmado una serie de pactos con las iglesias pentecostales y católica, donde se comprometen a retroceder en algunos derechos que se han alcanzado. El último ejemplo ha sido rehusarse a nombrar un comisionado especial para la comunidad LGBT.

Mientras la situación económica del país se agudiza para la clase trabajadora y los sectores más precarizados, también se ataca los derechos de las personas sexualmente diversas. Un ejemplo concreto es la cantidad tan abrumadora de personas trans que no puede encontrar empleo a causa de la discriminación.

¿Qué sigue ahora? Ahora que se está abriendo la discusión entre los diferentes sectores, es necesario impulsar las exigencias que reflejen las necesidades más sentidas de la comunidad y que pongan en jaque esta relación de opresión y explotación entre la comunidad y los sectores empresariales y religiosos.

Al respecto, proponemos discutir e impulsar la separación de las diferentes iglesias y el Estado. Es prioridad detener las influencias antiderechos de estos sectores, en el ámbito político y de toma de decisiones. No basta con un Estado laico puesto que los partidos evangélicos, por ejemplo, seguirían interviniendo en la política en detrimento de la comunidad. ¡La religión y la política son asuntos separados! Además, consideramos necesario que el movimiento tome exigencias como el cupo laboral trans, con el fin de mitigar el desempleo sostenido que aqueja a la inmensa mayoría de esta población.

Te puede interesar: Derecho al aborto. Miles se movilizan en EE. UU. contra el fallo que anuló la despenalización del aborto




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias