Juventud

CLASES VIRTUALES

Marco, primer ingreso de la UCR, se vio obligado a retirar su primer semestre

En el marco de la emergencia por el COVID-19 la virtualización de las clases en la UCR fue una medida obligatoria, dejando por fuera a todas las personas que no tienen acceso a internet así como a quienes por otros motivos no tienen condiciones para estudiar de manera adecuada, esta medida elitista y antidemocrática le dio a un estudiante de primer ingreso una decepcionante bienvenida a la “mejor universidad pública del país”. Esta es la situación de un estudiante de primer ingreso de ciencias políticas, que nos pidió llamarlo Marco, con quien charlamos.

Domingo 10 de mayo de 2020 | 12:59

A pesar de las múltiples denuncias que se han presentado sobre la falta de acceso a los recursos necesarios para cursar el semestre, no se han suspendido clases en la Universidad de Costa Rica. Por el contrario se pretende llevar a cabo el semestre y no “detenerse por unos pocos”. La administración implementó medidas de contención como respuesta a las críticas, se hizo una campaña de donación de computadoras, y se donaron 1000 tablets.

Los recursos que se invierten para aliviar la tensión no son medidas realmente efectivas, ya que no solo hay mil o dos mil estudiantes en la universidad y además porque el problema de acceso no se limita a lo tecnológico, los estudiantes también se ven afectados por factores como no tener una conexión estable, no tener un buen ambiente de estudio en sus casas, y la falta de comunicación por parte de la administración.

Esta es la situación de un estudiante de primer ingreso de ciencias políticas, Marco nos pidió llamarle, con quien charlamos:

“Toda mi familia está en la casa con clases en línea y tele trabajo, entonces el internet no da para tanto.”

Por la falta de acceso a una conexión estable se perdió las primeras clases virtuales ya que hubo una muy mala comunicación de parte de la universidad, insistían en que todo tenía que verse por mediación virtual, la plataforma virtual que falló toda la primera semana de clases.

Este estudiante nos cuenta que trató de obtener ayuda por parte de la universidad, pero la respuesta fue que tenía la “opción” de retirar el semestre, nos comenta que se llevó una gran sorpresa al ver que la institución que le habían pintado de humanista y justa realmente no se preocupa por toda la población estudiantil, sino solo por los que pueden acceder a una computadora, un teléfono inteligente, internet estable y un ambiente adecuado para estudiar.

Cuando hizo el retiro de matrícula, se decepcionó aún más ya que no se le brindó ninguna solución de cómo estudiar el siguiente semestre, si la universidad seguía con clases virtuales. Esta no es solo la situación de una persona, si no de muchos estudiantes universitarios a quienes se les está dejando por fuera de la Universidad.

Mientras que estudiantes están siendo excluidos, la FEUCR de Alternativa le informa a la comunidad universitaria cómo retirar el semestre, organiza semana V, y publica sesiones de yoga para evitar el estrés en la cuarentena, ignorando completamente los problemas del movimiento estudiantil, y pintándose como “combativa” hablando de la importancia de los grandes movimientos estudiantiles.

Insistimos que es necesario la suspensión del semestre lectivo garantizando becas estudiantiles, licencias laborales a todes sus trabajadores y ni un solo despido, debemos poner la universidad al servicio de esta pandemia por medio de los Comités de Crisis integrados por toda la comunidad universitaria, docentes, estudiantes y administrativos, que se planteen medidas para mitigar la crisis, y que seamos nosotres quienes decidamos democráticamente como debe funcionar la universidad.






Temas relacionados

Universidad de Costa Rica (UCR)   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO