SEMANARIO

La lucha de los repartidores: el destino de la uberización en disputa

Iuri Tonelo

PRECARIZACIÓN
Ilustración: Bruno Portela

La lucha de los repartidores: el destino de la uberización en disputa

Iuri Tonelo

La lucha de los repartidores es un eslabón importante en la resistencia a la “uberización” de las relaciones laborales en muchos países del mundo como Argentina, México, Costa Rica, Brasil, entre otros. El presente artículo está dedicado al análisis de este último país donde el movimiento viene adquiriendo especial magnitud, retomando algunas consideraciones de El Capital de Karl Marx para desandar la falacia del “emprendedurismo” y el mito de la “mano invisible del algoritmo”.

Los repartidores en Brasil que vienen luchando por sus derechos con distintas acciones como el paro internacional que se realizó el pasado 1 de julio eran en su mayoría jóvenes, negros, trabajan en más de una aplicación, no tienen otros empleos, han estado en este trabajo durante más de un año, en su mayoría trabajan más de 10 horas al día y reciben menos de 2 salarios mínimos. Más de un tercio tiene personas cercanas que contrajeron Covid-19 y solo una minoría apoya al gobierno de Bolsonaro. Estos son parte de los datos que pudimos recopilar en la primera gran encuesta del Observatorio sobre trabajo precario y reestructuración productiva, realizada el mismo 1 de julio, durante el acto, después de entrevistar a 253 miembros del personal de entregas.

La investigación apunta a tener una fotografía de los luchadores, de este sector pero lo que vamos a buscar en este artículo es ver la película completa, relacionando los aspectos particulares del estudio con el significado de la huelga. Es decir, como los sectores más explotados en el capitalismo de plataforma del siglo XXI pasaron de la condición de trabajadores lanzados sin derechos a una pandemia a la de actores en el escenario de la lucha de clases.

Los reclamos de los repartidores en Brasil

Entre las principales demandas de los repartidores dos son económicas y básicas: aumentar el valor del flete y aumentar el precio mínimo de entrega. Estas son demandas progresivas en general (para mejorar la remuneración de la categoría). Pero también son demandas que cuestionan un aspecto fundamental de la uberización en el sector del transporte, que es la idea de que los "proveedores de servicios" ganan por la entrega y, en este sentido, ¿por qué cobrar un aumento de las empresas de aplicaciones si son "simples intermediarios"? En otras palabras, el truco capitalista es crear la imagen del trabajador como una persona autónoma que, con su vehículo, gana por lo que ha producido, y no como un trabajador que carece totalmente de derechos, mientras las empresas monopólicas de la industria de entrega se enriquecen sin precedentes.

Los datos de la encuesta, sin embargo, señalan hasta qué punto han llegado las nuevas formas de explotación uberizada: se puede ver que el 59 % declara que ganan hasta dos mil reales o alrededor de dos salarios mínimos. Mientras que el 21 % declara que ganan menos de mil reales y debemos tener en cuenta que estamos hablando de una remuneración bruta, ya que los gastos en combustible o reparaciones en motocicletas y bicicletas dependen de los trabajadores:

En su famosa obra El Capital, Karl Marx da pistas valiosas y visionarias que ayudan a comprender la forma nebulosa que toma la remuneración en las aplicaciones, que confunde a los repartidores, especialmente cuando describe el llamado "salario por pieza". En una variación, la forma de "remuneración por entrega" es similar a esta, pero con las características particulares de la explotación 4.0. Lo primero que hace en El Capital es demostrar que:

El salario por piezas no es más que la forma transfigurada del salario por tiempo, del mismo modo que éste, a su vez, no es más que la forma transfigurada del valor o precio de la fuerza de trabajo [1].

Te puede interesar: Video: Para entender la explotación capitalista (plusvalía)

Con esto, Marx busca desmitificar que la forma salarial por pieza va más allá de las leyes del valor, siendo, por el contrario, una forma sofisticada (ya teniendo en cuenta su expresión tecnológica en vistas a la forma actual) de alcanzar un grado de intensificación del trabajo y una extensión de la jornada [2].

En la superficie del fenómeno está el "sentimiento" generado por el salario por pieza y, en esencia, sus verdaderos efectos de la competencia y la atomización laboral:

El mayor margen de iniciativa que el destajo deja al individuo tiende, de una parte, a desarrollar la individualidad, y con ella el sentimiento de libertad, la independencia y el control personal del obrero, y, de otra parte, a espolear la concurrencia de unos con otros y contra otros [3].

En el fondo, lo que podemos ver es una gran campaña ideológica de libertad e individualidad de los "emprendedores", cuando en realidad lo que está oculto es un efecto creciente de intensificar el trabajo y aumentar de la jornada laboral, mediado por la lógica del salario por pieza. Como Marx escribe de manera visionaria:

Aceptado el destajo, el obrero se halla, por supuesto, personalmente interesado en desplegar su fuerza de trabajo con la mayor intensidad posible, lo que permite al capitalista elevar más fácilmente el grado normal de intensidad del trabajos. El obrero se halla también personalmente interesado en que la jornada de trabajo se prolongue, pues con ello aumenta su salario diario o semanal [4].

No por casualidad, el futuro se encuentra con el pasado y, según los datos que arroja la investigación del Observatorio, los trabajadores de reparto tienen una jornada laboral promedio de más de 10 horas al día, con un 40 % trabajando más de 12 y aproximadamente un 10 % trabajando ¡más de 15! Un viaje desenfrenado que proviene de la uberización y que va más allá de los bancos de horas de subcontratación en la era neoliberal, con un retroceso en 150 años de luchas del movimiento internacional contra las jornadas de 14 o 16 horas en el siglo XIX, pasando por las grandes batallas que dio la clase hasta llegar a las 8 horas, para volver a esta dinámica enloquecedora de trabajo.

Por lo tanto, las demandas del personal de entrega cuestionan embrionariamente esta "libertad" e "individualidad" de dicho emprendedurismo, exigiéndole a las empresas mejores remuneraciones, denunciando sistemáticamente la explotación que sufren en las extenuantes jornadas.

El discreto encanto de la exploración digital

Una tercera demanda destacada en el movimiento fue el fin de los bloqueos indebidos, que cuestiona otro pilar del "encanto discreto" de la explotación 4.0: la nueva cara del despido. La vieja figura de RH, en el cuarto oscuro en el que el trabajador recibió la terrible noticia del despido, fue despojada de toda la miseria del ritual capitalista y transformada en la forma más pragmática e inusual de relación capital-trabajo, el despido a través de un bloqueo en tu teléfono móvil. Sin el poder de reaccionar, sin siquiera entender por qué, los trabajadores son despedidos.

La nueva faceta del despido está mediada por algo "intangible e impalpable", el algoritmo de la aplicación. Supuestamente, dado el comportamiento del trabajador, el algoritmo identificaría quién no tenía la productividad esperada y simplemente descartaría la fuerza laboral de acuerdo con la planificación programada. Y cuando no es despido, es el control a través del puntaje. Otra exigencia sensible del movimiento (el final de los puntajes), ya que los repartidores "autónomos" están obligados a estar disponibles diariamente, de lo contrario su puntaje se ve afectado y reciben menos entregas en días posteriores. En ese sentido, el cuestionamiento al "bloqueo indebido" es embrionario, porque la crítica a la lógica de la aplicación podría ser más amplia, pero es fundamental porque cuestiona esta nueva forma de rechazo no solo sin una causa justa, sino sin una explicación. Teniendo un papel activo en los trabajadores para intensificar y controlar su trabajo, a partir de las tecnologías de big data y la inteligencia artificial (considerando los puntajes), funcionando como algo desprovisto de intencionalidad, la "mano invisible del algoritmo", como lo expresa Julia Tomassetti [5].

Además de estos, la demanda de PPE (equipamiento de seguridad personal por COVID) también fue fuerte, debido a que estos trabajadores "eran tan invisibles que se volvieron visibles y esenciales. Ya que con su trabajo es posible el derecho al aislamiento” [6] en la condición actual es que en medio de la pandemia, fueron arrojados a sus propios dispositivos, sin máscaras, alcohol en gel y otros equipos, lo que lleva a que más de un tercio de estos trabajadores estén cerca de aquellos que contrajeron Covid-19, según nuestra investigación. Yendo más allá, la devastación total de los derechos promovidos por la uberización ha puesto demandas que van más allá de los límites de lo inhumano con estos trabajadores, como los alimentos básicos, que se explicitó en lo que decían los repartidores en su primera manifestación en la Avenida Paulista de la ciudad de São Paulo, donde denunciaron la dificultad de llevar alimentos para otras personas cuando trabajan con hambre, o incluso no tienen acceso a los baños, ya que las empresas no lo garantizan y dijeron que "solo por mi color, no me dejan usar el baño" [7], es decir, incluso las necesidades fisiológicas más elementales son dificultades para estos trabajadores.

Por lo tanto, el gran número de las motos y bicicletas que ganan las principales avenidas en São Paulo contrasta con el descuido discreto y perverso de las empresas con los repartidores.

¿Qué está en juego?

En su último libro, Coronavirus: Trabajo bajo fuego cruzado, Ricardo Antunes retoma la hipótesis sobre el trabajo uberizado, del cual los promotores han sido uno de los principales actores: "el capitalismo de plataforma, impulsado y comandado por grandes corporaciones globales, tiene algo que se asemeja a la proto forma del capitalismo” [8]. Esa combinación de futuro y pasado, corporaciones globales y atomización laboral, alta tecnología y servidumbre digital, es abordada de la siguiente manera por el sociólogo:

A mediados del siglo XXI, con algoritmos, inteligencia artificial, internet de las cosas, big data, industria 4.0, 5G y todo lo que trae este arsenal informativo, mientras que las burguesías propietarias y sus altos directivos han acumulado enormes cantidades de dinero y riqueza, hay cientos de millones que ejercen modalidades de trabajo típicas de una era de servidumbre. Y eso si tienen suerte, si son contemplados con el privilegio de encontrar trabajo, alguna forma de nueva servidumbre, sufriendo las vicisitudes [9].

Esta era de la servidumbre digital está relacionada con un fenómeno de magnitud global que ha profundizado el significado de la explotación neoliberal en nuevos hitos: la crisis de 2008. Los efectos posteriores a Lehman Brothers en el mundo del trabajo, con el epicentro de las nuevas transformaciones en Europa, estuvieron relacionados con los planes de austeridad, las reformas de la seguridad social, los ataques contra los funcionarios públicos, las reformas laborales y, en particular, la creación de legislación para regular el trabajo intermitente, todo en el mundo prometido de la cuarta revolución industrial [10] en la era de la revolución comunicacional. big data, inteligencia artificial, internet de las cosas, etc., estas nuevas formas de vínculo laboral son las que allanaron el camino para la proliferación desenfrenada de la uberización del trabajo y, en la rama industrial, con las nuevas formas de control del trabajo en la industria 4.0.

En otras palabras, si antes la figura llamativa del neoliberalismo era el trabajador tercerizado, en el área de limpieza o jardinería, bajo los efectos de la intensificación del trabajo, la rotación, la inestabilidad, los bancos de horas, etc., hoy la figura sorprendente de la nueva reestructuración productiva en progreso es el trabajador uberizado, especialmente ahora el conductor de Uber y los repartidores en sus motocicletas y bicicletas [11].

Foto izquierda:Agencia Criativa. Foto derecha: Marcello Casal Agencia Brasil

Por lo tanto, se puede comprender lo importante que es pasar de una situación en la que el joven negro en su bicicleta bajo el sol abrasador de Brasil pasa de ser el emblema de la explotación del siglo XXI a convertirse en el emblema de cómo luchar, y el significado que tienen paros como los del 1 de julio como uno de los más grandes (si no el más grande) a nivel internacional para los trabajadores de aplicaciones.

A pesar del carácter embrionario de la organización de la lucha, que plantea desafíos para la organización del movimiento, el debate programático y cómo canalizar esta fuerza material de la huelga en una estrategia para ganar, superando los obstáculos de las direcciones sindicales como UGT (que se postuló como parte de la dirección del movimiento en São Paulo por SindimotoSP (Sindicato dos Mensageiros Motociclistas, Ciclistas e Mototaxistas Intermunicipal do Estado de São Paulo), incluso en su espontaneidad, en realidad cuestionan aspectos fundamentales de la uberización y que pueden tener una resonancia mucho más amplia. En la medida en que las empresas de aplicaciones den algunas de las mejoras que fueron solicitadas o abran algún tipo de negociación con los correos, la relación laboral se volverá más explícita, lo que tendría un impacto legal en el conjunto de las luchas de trabajadores uberizados.

Yendo más allá, de lo especifico de estas demandas deben verse como demandas de toda la clase, ya que lo que está en juego efectivamente es si este intento de una nueva reestructuración productiva en los hitos posteriores a la crisis de 2008 y la nueva depresión en el "capitalismo viral" [12] actual se consolidará y se generalizará en el mundo del trabajo (con la devastación de los derechos que significaría la difusión de la uberización llegando a las categorías más diferentes), o si la lucha puede avanzar y frenar la avaricia vampírica del capital monopolista de estas empresas. Lo que significaría un freno a esta reestructuración productiva en su conjunto y, por lo tanto, una batalla decisiva para toda la clase trabajadora. Una cuestión vital no es aceptar la reestructuración como el nuevo dato de las relaciones laborales, sino cuestionar todos sus pilares y el total desprecio por cualquier legislación laboral, incluso dentro de los límites del ordenamiento del propio régimen político del capital. Gracias a la necesidad del movimiento de hacer explícitas sus demandas, estas luchas se enfrentan al trabajo precario exigiendo plenos derechos laborales para los trabajadores de Uber y Delivery Apps, que deben incluir vacaciones, aguinaldo, seguro de desempleo, alimentos y transporte, como mínimo.

Además de este programa, la otra cuestión vital es que el movimiento le plantea a la clase en su conjunto la batalla por la unidad de las filas obreras: vale la pena destacar el avance que, a partir de lo propuesto por los directores vinculados al Movimiento Nuestra Clase, la Unión de Los Conductores del Subte de São Paulo votaron una declaración en apoyo de la lucha de los trabajadores de reparto, defendiendo que necesitan ser reconocidos como trabajadores esenciales del transporte y que, por esta razón, se les deben garantizar los mismos derechos que los propios trabajadores del Subte, una posición que encontró el apoyo en una campaña fotográfica [13]. Esto es importante, porque toca un problema de orden estratégico, que puede generar temor en los nuevos ideólogos de uberización, al forjarse la unidad de los sectores tradicionales con las posiciones estratégicas del proletariado y con el proletariado de servicios en donde más avanzó la precarización.

Finalmente, vale la pena señalar que, aunque el epicentro de la batalla fue Brasil, en otros países vimos movilizaciones el mismo día, como en Argentina, México y Costa Rica, lo que ofrece un importante ejemplo. Si las empresas se posicionan transnacionalmente, los trabajadores también ven cada vez menos fronteras, afirmando el significado de "una sola clase, una sola lucha".

Traducción: Brenda Hamilton - Revisión: Javier Occhiuzzi

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1Karl Marx, El Capital, México, Siglo XXI, 2008, p. 327, T I.

[2Y ni siquiera tendríamos que ir a las aplicaciones, su forma de proto-fábrica tiene expresiones fuertes hoy en día, como las descritas en Toritama (PE), capital de jeans, en el documental Me estoy ahorrando para cuando llegue el carnaval.

[3Karl Marx, El Capital, ob. cit., p. 327.

[4Karl Marx, El Capital, ob. cit., p. 326.

[5Ver KALIL, Renan, Capitalismo de plataforma y derecho laboral: trabajo en masa y trabajo a pedido a través de aplicaciones / Renan Bernardi Kalil; supervisor Otavio Pinto e Silva, São Paulo, 2019. p. 123.

[7Ver el Live en el portal de Esquerda Diário en el que muchos trabajadores se expresaron en medio de la manifestación, dentro de este artículo.

[8Antunes, Ricardo. Coronavirus [recurso electrónico]: trabajo bajo fuego/ Ricardo Antunes, 1. ed., São Paulo: Boitempo, 2020.

[9Antunes, Ricardo. Coronavirus [recurso electrónico], ob. cit.

[10Ver Klaus Schwab, La cuarta revolución industrial, São Paulo: Edipro, 2016.

[11Sobre la reflexión sobre la nueva reestructuración productiva, véase el capítulo tres de nuestra tesis doctoral: "La crisis del capital y sus efectos", disponible en: http://repositorio.unicamp.br/jspui/bitstream/REPOSIP/335723/1/Tonelo_Iuri_D.pdf.

[12Antunes, ob. cit.

[13A pesar de la decisión de la mayoría de los líderes sindicales de defenderse para posponer la huelga que sería el mismo día 1, lo que tendría un efecto muy importante para las luchas de las categorías.
CATEGORÍAS

[App]   /   [Juventud ]   /   [El Capital]   /   [Precarización laboral]   /   [Marxismo]   /   [Brasil]   /   [Cultura]   /   [Internacional]

Iuri Tonelo

Campinas
COMENTARIOS