×
×
Red Internacional

Elección presidencial. Ganó Rodrigo Chaves: uno de los dos neoliberales en pugna

Un neoliberal que administró la oficina del Banco Mundial en Filipinas y después de que fue sancionado por dicho organismo se convirtió casi por arte de magia en Ministro de Hacienda en el gobierno de Carlos Alvarado, desde donde impulsó el combo fiscal en 2018 y también la Ley de Empleo Público. Este es el nuevo presidente de Costa Rica. Un nuevo gobierno del FMI y el Banco Mundial.

Lunes 4 de abril | 01:32 | Edición del día

Con más del 95% de las mesas escrutadas, Rodrigo Chaves, el político del Partido Progreso Social Democrático (PSD) gana las presidenciales con un 52,9%, mientras que José María Figueres del Partido Liberación Nacional (PLN) alcanza un 47,1%. Para los niveles históricos de participación electoral se trató de una elección marcada por la abstención de un 42,8%.

Rodrigo Chaves llega al poder anclado en un sentimiento de cambio en sectores amplios, sentimiento vehiculizado a través de una expresión derechista y neoliberal. Colocándose como un candidato outsider, que tiene "origen humilde" pretende llevar adelante una política para "impulsar profundos cambios en la forma de gobernar Costa Rica democráticamente" (sic) según ha dicho en su discurso de aceptación.

La crisis de hegemonía que vive el país queda clarificada en esta elección, pues ha sido electo un neoliberal, cuyo financiamiento electoral no se sabe quién lo dio, sin partido real para gobernar y que finge ser outsider de la política aún cuando cuenta con larga experiencia en la administración de organismos de capital financiero como el Banco Mundial o el FMI.

Esta supuesta reforma democrática no debe engañar a nadie. Viene un gobierno que impulsará mayor precarización laboral, que impulsará la entrega más drástica de recursos naturales y mano de obra al capital financiero, mismo que Chaves conoce por dentro y bien. Viene un nuevo gobierno del FMI, presumiblemente más drástico que el de Carlos Alvarado.

Ha resultado electo un acosador sexual que tildó de diferencias idiosincráticas sus comentarios y comportamientos acosadores, que llegan a mencionar sexo con animales. Un claro indicio del estado de la democracia costarricense.

Te puede interesar: Apuntes de análisis político desde la izquierda. Gramsci, la crisis orgánica y las elecciones de Costa Rica (2010-2022)

La crisis de Liberación Nacional

El segundo elemento de la segunda ronda, tremendamente importante, es la tercera derrota electoral del histórico Partido Liberación Nacional. Nunca desde 1948 Liberación ha estado tanto tiempo por fuera del Ejecutivo. Más aún, Liberación pierde por tercera vez en segunda ronda (2002 y 2014). Es una derrota en todo sentido, es la forma más clara en que se demuestra que Liberación no cuenta con confianza popular y se prefiere elegir a un supuesto outsider de la política.

Incluso en medios de prensa significativos se plantea la duda sobre la existencia misma de Liberación. Sin embargo cuenta todavía con la facción más grande en la Legislativa. No es una derrota similar a la del PAC, que pasó de ser gobierno a no existir más. Sin embargo es una muy dura derrota, sobre todo tomando en cuenta la figura de caudillo que intentó explotar Figueres a partir de ser el hijo del fundador de la Segunda República, José Figueres Ferrer.

En este sentido el partido más hegemónico de la historia del país está pasando por una crisis política, con un perfil político poco claro y con una constante sangría de votos.

¿Con quién gobernará Chaves?

Esta no es una pregunta menor. El PPSD, Partido Progreso Social Demócrata, es un partido con una muy débil base social. No cuenta con políticos burgueses de tradición ni tampoco con con base en una juventud numerosa. Esto hace pensar que habrá una buena cantidad de partidos que participarán de una u otra manera del gobierno futuro.

Chaves cuenta con una bancada de apenas 10 diputados del total de 57 que integran el Poder Legislativo, por lo que se verá obligado a negociar con los otros 5 partidos representados en el Congreso y especialmente con el PLN de Figueres, que es la fracción más grande con 19 legisladores.

La debilidad de cada uno de esos partidos se expresará en que se verán forzados (si es que no tiene voluntad, cosa poco probable) a formar parte de este gobierno.

Te puede interesar: Elecciones 2022.Ante una segunda ronda antidemocrática, organicémonos para enfrentar al siguiente gobierno ajustador

Ninguno de los partidos de la burguesía está por defender a la clase trabajadora del ajuste del FMI, todo lo contrario, están por llevar adelante a fondo el plan de ajuste. El nuevo gobierno de Chaves no será diferente.

Es necesario que seamos trabajadores, mujeres, jóvenes, militantes y activistas quienes demos el primer paso en defensa de nuestras condiciones de vida contra los planes de ajuste, desde ya poner en el centro nuestros intereses más sentidos y nuestras prioridades sobre la mesa, para pararle la mano a gobiernos que interpondrán nuestras condiciones de vida a cambio de los intereses económicos del capital financiero y la burguesía nacional.

Hoy es más necesario que nunca decir que nuestras vidas valen más que sus ganancias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias