×
×
Red Internacional

Ex presidenta Laura Chinchilla ha renunciado a militancia de histórico Liberación Nacional

Laura Chinchilla fue presidenta de Costa Rica del 2010 al 2014 renunció a la militancia del principal partido histórico del país, después de que se intentara una asamblea partidaria para remover al secretario Gustavo Viales, que ha sido señalado nacionalmente por tener vínculos directos con narcotraficantes, asamblea fallida que Chinchilla debió juzgar como definitoria.

Paola Zeledón MuñozOrganización Socialista Revolucionaria / Pan y Rosas

Viernes 29 de julio | 13:28 | Edición del día

En su carta de renuncia, Chinchilla dice en el primer párrafo lo siguiente:

“La humanidad enfrenta una serie de crisis convergentes de gran magnitud, entre ellas, una crisis de suministros, energética, alimentaria e inflacionaria y de deuda, las que se sobreponen a la aún latente de la covid 59, el cambio climático y el resurgir de conflictos bélicos que están generando flujos sin precedentes de refugiados y desplazados, nada de esto le es ajeno a Costa RIca.”

Después continúa:

“Las secuelas sanitaria, económicas y sobre todo sociales, de la crisis pandémica aún son visibles, al tiempo que el incremento en los precios de la gasolina y del costo de la vida no dan tregua, lo que amenaza con elevar de manera sensible los niveles de pobreza en el país y debilitar la precaria estabilidad de nuestra economía”

El segundo párrafo está dedicado al deterioro democrático.

Señaló que la solución a nuestros problemas económicos e institucionales son, primordialmente, de naturaleza política.

Señala:

“Luego de tres derrotas electorales consecutivas, Liberación Nacional sigue actuando como si nada hubiese ocurrido. Peor aún, en lugar de proceder a hacer una valoración honesta, rigurosa, crítica y participativa sobre su presente y futuro, el partido entró en estado de letargo y negación sobre lo ocurrido, insistiendo en ver las pérdidas como victorias y sus debilidades como fortalezas”

Señala la “entronización en sus estructuras de personas cuestionadas, sin las condiciones éticas y políticas requeridas y sin interés en impulsar su transformación, son elocuentes.”

Rodrigo Arias, presidente del Congreso del país, y máxima figura de Liberación en ejercicio, señaló:

“Las cosas tienen que cambiar en el PLN” y renuncia de la ex presidenta al partido es “una profunda llamada de atención, de que las cosas tienen que cambiar” y “me parece que el mensaje de doña Laura es poderoso, fuerte”.

Además, Kattia Rivera, la presidenta del PLN anunció la convocatoria de emergencia de una reunión del Directorio Político Nacional.

Te puede interesar: Apuntes de situación nacional. La política económica del gobierno de Chaves y elementos de polarización en la región

Chinchilla desde las elecciones nacionales de febrero anterior había tenido diferencias con la mayoría liberacionista, planteando la renovación de las estructuras y un llamado a la juventud liberacionista para que tomara más peso en el partido, al que al fin y al cabo sigue apostando como un proyecto factible de recomponer.

Desde el punto de vista más general, es obviamente una derrota política de Chinchilla, que la separa del partido que la llevó al poder y da cuenta de una crisis relativa de representación, pues señala claramente un grave problema en el partido liberacionista que sin embargo no necesariamente significa un problema inmediato en la bancada legislativa, aunque podría serlo en el futuro.

La apariencia de la discusión es la destitución o no de Gustavo Viales como secretario liberacionista. Sin embargo, la esencia de la discusión parece apuntar a la política de Liberación hacia el nuevo gobierno, pues mientras Chinchilla apunta tendencias “autócratas y populistas” que podrían señalar al nuevo gobierno del presidente Chaves, Rodrigo Arias apunta contra “quienes creen que el partido debe oponerse a todo lo que el gobierno haga en lugar de a lo malo que el gobierno haga.”

Chinchilla sin embargo celebra que Liberación haya sido la más importante oposición en los últimos 8 años. Es un problema en la caracterización respecto del gobierno, misma que está conmoviendo a la sociedad costarricense. Para dimensionar tomemos los siguientes extremos del discurso de Chaves: su partido se llama explícitamente socialdemócrata y al mismo tiene apariencia de ser el partido más tecnócrata de todos los recientes, que se transforma en los hechos en un pragmatismo mandón semicolonial propio de Costa Rica.

Chaves es el Presidente con más aprobación al inicio de su administración de los últimos 40 año, Una encuesta de CID Gallup para Grupo Repretel revela que el índice de aprobación para Chaves fue de 56%, seguido de un 48% para la primera administración del expresidente, Óscar Arias, de 1986 a 1990 y de tercero se ubica el expresidente, Abel Pacheco, con una aprobación de 38%.

En verdad, muchos sectores sociales tienen altas expectativas en el nuevo gobierno en medio de un deterioro generalizado de las condiciones de vida, creando una situación que parece ser inestable pero donde es más probable el avance en un sentido neoliberal sobre algunas condiciones asalariadas, pero donde no se pueden descartar posiciones inesperadas del nuevo gobierno que podrían ser vistas por ciertos sectores como de izquierda, por ejemplo su enfrentamiento a La Nación.

El gobierno de Chaves crea expectativas contra “los mismos de siempre”, antes popularizado por el Frente Amplio, y se enfrenta a la burocracia estatal de clara raigambre liberacionista, lo que crea una imagen positiva dentro de sectores que odian las imposiciones que en los últimos años han actuado contra los intereses de los asalariados, de las trabajadores y de los trabajadores, que han venido de la mano del ajuste del FMI y de la voluntad de las burguesías nacionales de desatar ataques sobre las condiciones de vida de la clase trabajadora. Y más en general ha creado un clima de inestabilidad político, y en realidad por ahora no hay claridad estratégica del nuevo gobierno.

Mientras tanto hay una declaratoria de recesión económica en los Estados Unidos, acompañada de altas de tasas de interés, inflación, etc. El FMI prevé que la economía mundial crezca un 3,2% este año, 0,4 puntos porcentuales menos que en su pronóstico de abril, y que el crecimiento se modere en 2023 hasta 2,9%, 0,7% menos que su proyección de abril, por lo cual el futuro del país es bastante incierto.

Te puede interesar: Gobierno, INAMU y MEP: aliados con las Iglesias amenazan con agenda antiderechos




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias