×
×
Red Internacional

Elecciones Costa Rica 2022. Dura derrota de Gobierno, segunda vuelta con candidatos del ajuste y reconfiguración en Asamblea Legislativa

En unas elecciones donde se abstuvo de participar el 40% del electorado, el oficialista PAC obtuvo 10.851 votos (0,66%) lo cual marca una derrota catastrófica sin punto de comparación en la historia del país al no obtener incluso diputaciones. El 03 de abril habrá segunda ronda entre José Figueres y Rodrigo Chaves. Además 40% de los nuevos diputados serán de partidos que antes no tenían presencia electoral. Esto con el 80% de las mesas de votación escrutadas. Presentamos acá un primer análisis.

Lunes 7 de febrero | 12:01 | Edición del día

Unos resultados inesperados han sorprendido a la mayoría de la población del país. Por ejemplo los medios de prensa hablaban de una fiesta democrática, pero ha habido la abstención más alta desde la creación de la Segunda República fundada en 1949, con un 40,6% de abstencionismo, solo comparable con el 35% de 1958, hace más de seis décadas. Hay que tener en cuenta que la participación electoral normal del país es alta si se compara con otros países de América Latina. En las últimas elecciones el abstencionismo fue de 31% en 2010, 32% en primera ronda en 2014 y 34% en primera ronda en 2018. Esto en el marco de la crisis económica donde la población ha sido golpeada por la política de ajuste del FMI y el PAC y también la pandemia.

Veamos los que parecen ser los principales elementos del resultado electoral.

Una segunda ronda donde ambos se mantendrán con la política de ajuste

Con 413 580 votos (27,29%) José Figueres Olsen del histórico partido burgués Liberación Nacional se alza como el ganador de la primera ronda. Para Figueres la profundización de la dependencia de la economía costarricense al crédito internacional es la salida predilecta a la crisis que sufre el proyecto burgués en el país.

En segundo lugar con 252 303 votos (16,65%) aparece el candidato Rodrigo Chaves, del recién creado Partido Progreso Social Democrático. Chaves fue ministro de hacienda del actual gobierno PAC, por lo cual es responsable directo del ajuste fiscal que se ha realizado contra los asalariados del sector público. Antes de ser ministro de hacienda, Chaves fue sancionado mientras era funcionario del Banco Mundial por acoso contra compañeras de trabajo debido a un “patrón de comportamiento inapropiado no deseado” que incluía conversaciones sobre orgías con animales. En su puesto de trabajo Chaves además estaba en cercanía con el FMI.

Estas dos figuras nefastas competirán en la segunda ronda del 03 de abril por la presidencia del país. Previsiblemente ambos mantendrían posturas que mantendrían encadenado al país al FMI con las consecuencias de ajuste conocidas y que implican ataques al salario, recortes a educación, a salud, etc. Desde ya con total claridad se puede decir que no hay mal menor entre ambos.

Una catastrófica derrota para el Gobierno PAC

No hay registro en la historia nacional de que el partido de gobierno prácticamente haya desaparecido del escenario político nacional en las elecciones. El candidato oficialista Welmer Ramos ha obtenido 10 036 votos, para un 0,66%. Además en ninguna de las siete provincias obtiene diputaciones y su votación más alta es en Cartago con 3,28% de los votos. El PAC era el partido que se postulaba para recomponer el régimen ante la crisis del bipartidismo neoliberal y hoy después de dos gobiernos consecutivos está desaparecido.

Este es el resultado de haber sido un partido que impulsó el ajuste del FMI incluso más allá de las imposiciones del organismo imperialista. Es el resultado de haber reprimido la huelga contra el combo fiscal en 2018, de haber reprimido a estudiantes de secundaria, de haber usado los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT como moneda de cambio en la Asamblea Legislativa para pactar con la derecha religiosa. Como si no fuera poco legalizaron los despidos y la reducción de jornada en pandemia e impusieron la vacunación forzada sobre trabajadores e incluso sobre menores de edad, a contramano de las recomendaciones de la OMS.

Esta derrota no es solamente una derrota electoral, sino que es un fenómeno electoral que refleja la crisis de legitimidad de los partidos políticos del país. De hecho parece ser una profundización de la misma, que podría llegar a cubrir a los partidos de segunda ronda e incluso a los partidos que han obtenido presencia legislativa.

Una reconfiguración de la Asamblea Legislativa

El tercer elemento significativo es el importante cambio en los partidos políticos en la Asamblea Legislativa, pues el 40% de las curules será ocupada por partidos que antes no tenían formalmente presencia alguna.

En este sentido Liberación Nacional pasa de 17 a 19 diputaciones, el PUSC pasa de 9 a 10 diputaciones y el Frente Amplio de 1 a 6 diputaciones. Esto significa que 35 de 57 curules quedarían en manos de partidos tradicionales.

Sin embargo las otras 22 curules quedaron en manos de partidos formalmente novedosos. Progreso Social Democrático obtendría 9 diputaciones, Nueva República obtiene 7 diputaciones y el Liberal Progresista obtiene 6 diputaciones. Insistimos en que formalmente son novedosos porque materialmente al menos Nueva República y el Liberal Progresista se estarían apoderando de curules que han pertenecido a corrientes de derecha religiosa el primero y de la derecha liberal el segundo desde hace varias elecciones. En este sentido es más preciso decir que Nueva República ganó en esta elección ser hegemónica en la derecha religiosa y lo mismo el Liberal Progresista en la derecha liberal.

¿Se profundizan los elementos de crisis política?

En este momento se combinan los siguientes elementos: 1) la desaparición del partido oficialista que se ofrecía como alternativa al bipartidismo neoliberal, 2) un abstencionismo que previsiblemente será más alto en la segunda ronda (una constante en las elecciones donde ha habido segunda ronda en 2002, 2014 y 2018), 3) la aparición de nuevos partidos en la legislativa, 4) la desaparición de otros partidos, 5) una segunda ronda con partidos que no obtienen una mayoría sólida, sino que son las primeras minorías y que son sobre todo rechazados por sectores trabajadores, el movimiento de mujeres, etc., 6) la crisis económica y social asociada a la pandemia que se mantiene aún y que en este momento genera un incremente de precios de alimentos, combustibles, etc.

Todo esto puede generar una mayor crisis política, una grieta más profunda en las alturas, que puede ser aprovechada por las y los trabajadores para poder irrumpir con sus propias demandas en el escenario político nacional.

Ante este escenario

Para las y los trabajadores la segunda ronda es de candidatos que profundizarán el el sometimiento al FMI, al Banco Mundial y en consecuencia mantendrán las políticas de ajuste. Ante esto las y los trabajadores deben movilizarse con fuerza propia sin confianza en las variantes patronales con sus propios métodos de movilización. A diferencia del PAC -oficialista- el próximo gobierno no será visto como aliado por la clase trabajadora, las mujeres, la juventud, etc. sino todo lo contrario. Desde ya se pueden esperar provocaciones, ataques, etc sobre todos los sectores oprimidos y explotados del país. Por ello es fundamental que los sindicatos, las organizaciones de izquierda y demás organizaciones populares construyan una gran coordinadora contra el ajuste del FMI, que permita organizar la resistencia ante el ajuste que vendrá y los ataques y provocaciones a las mujeres, la juventud, etc.

En este sentido sectores del movimiento de mujeres muestran indignación ante la presencia de Rodrigo Chaves por ser un acosador sancionado e incluso las direcciones más burguesas del movimiento de mujeres desde ya están empezando una campaña contra Chaves, que obviamente redundará en votar por Figueres. Esta política debe ser duramente combatida por las organizaciones del movimiento de mujeres que luchan contra la violencia patriarcal. Es claro que ninguna sector de la burguesía clásica puede erradicar el acoso ni la violencia a las mujeres, sino al contrario. La experiencia con el PAC es clara en este sentido.

Por lo anterior es necesario plantear sí un voto nulo contra los dos candidatos del FMI que van a segunda ronda, pero más importante es poner en pie una Coordinadora contra el ajuste que incorpore todos los derechos de las mujeres, esto ante la demagogia que desde su discurso de victoria está haciendo Figueres supuestamente defendiendo "todos los derechos para todas las personas" lo cual es claramente una mentira y un intento de engaño.

Te puede interesar: DECLARACIÓN POLÍTICA DE OSR.Elecciones y qué hacer ante los pactos con el FMI, los ajustes en curso y los que vendrán




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias