×
×
Red Internacional

El pasado viernes 07 de octubre en horas de la mañana frente a la delegación policial de Orotina fue levantado el cuerpo del joven Jurgen Perez Chacón, mismo que según varios testimonios fue detenido por la policía horas antes y que fue brutalmente golpeado en su detención. Han habido varias movilizaciones de vecinos contra la policía, que han dejado 13 detenidos y 4 policías heridos. El clima de tensión continua.

Lunes 17 de octubre | 11:11 | Edición del día

En este caso el Organismo de Investigación Judicial ha dicho que en el cuerpo no se encontraban signos de violencia que significara una muerte violenta. Sin embargo, esta versión es contradictoria con lo que en redes señalan vecinos de Orotina, quienes se han quejado de violencia policial. Diversos posteos en redes sociales han sido compartidos por decenas de vecinos orotinenses, que muestran preocupación ante lo sucedido, mientras apuntan directamente hacia la policía del lugar, misma que también ha recibido ya críticas por la excesiva violencia y matonismo que la caracteriza. Ya en meses pasados se había viralizado un video de una golpiza de la misma fuerza policial de Orotina.

Además de lo anterior, amigos y vecinos, sobre todo jóvenes, han salido a las calles en varias oportunidades a movilizarse contra la policía, hecho que ha sido reprimido por parte de las fuerzas policiales con gases lacrimógenos. Incluso uno de los detenidos confirmó a La Izquierda Diario que lo arrestaron, lo golpearon, no le abrieron ningún expediente y, luego, lo dejaron en Atenas, a varios kilómetros de distancia de donde fue detenido. Este accionar de la policía muestra que persigue el objetivo de amedrentar a quienes los denuncian y evitar una radicalización mayor de los vecinos.

Ya de por sí el arresto de Jurgen Perez es extraño, pues, sin motivo alguno, la policía dejó al detenido en el parqueo de la comisaría, después de lo cual supuestamente notaron que el cuerpo no se movía, por lo que procedieron a levantar el cuerpo. Nada de esto tiene el menor sentido. Las sospechas obviamente apuntan a un uso brutal de la violencia policial que tuvo consecuencias mortales y ante lo cual los oficiales procuran lavarse las manos cínicamente con el contubernio del aparato judicial.

Lo que sucede en Orotina es el fruto de la crisis económica, política y social que vive nuestro país por la política ajustadora y pro-FMI de los últimos gobiernos, política en la que coinciden desde los liberales hasta el Frente Amplio. Este deterioro solo continuará a menos que se derroten todas esas políticas de ajuste con sus nefastas y mortales consecuencias.

Desde ya se deben hacer todas las investigaciones del caso. Pero desde ya es claro que la policía no es un cuerpo de trabajadores por más que sean asalariados. Estos casos no pasan en el trabajo de un docente, un vendedor o un obrero agrícola. Es necesario construir un comité de investigación independiente de la policía y del Gobierno, que esclarezca todo lo sucedido.

En verdad, la casta del poder judicial por donde sea que se la vea, no hace sino mostrar diversas formas de corrupción y mantenimiento de privilegios. Desde el matonismo característico de “las patrullas” enfocadas en encautar a jóvenes y acosar impunemente hasta los privilegios que defienden para sí mismos los magistrados de la corte plena con salarios exorbitantes (quienes invariablemente defienden las leyes en función de los grandes propietarios), pasando en el medio por todos los circuitos judiciales intermedios donde cotidianamente se ve que dejan en libertad a narcotraficantes, se le da impunidad a los femicidas, etc. Los narcos entran caminando a la Asamblea Legislativa y se reúnen con el secretario general de Liberación Nacional, los grandes evasores no pagan impuestos con el contubernio de los Ministros de Hacienda. Pero los jóvenes pobres y trabajadores sufren la brutalidad de un Estado que no les ofrece ninguna salida.

Todos estos aparatos de las instituciones del Estado están conformados y dirigidos por individuos por quienes nadie votó. Y más allá de la retórica llena de cháchara del nuevo presidente Chaves, él no está combatiendo a los mandos medios, al contrario, está dándole más poder a burócratas de las instituciones, socavando más las condiciones de vida del pueblo trabajador. Además de esto, el “anuncio” de que en caso de que la crisis se profundice el Gobierno de Chaves no promete defender la democracia, lo único que anuncia es, por un lado, una mucho más aguda lucha de clases y por otra que el mismo Gobierno jugará en esa lucha un papel mucho más reaccionario, antidemocrático, de encadenamiento al capital financiero internacional y, consecuentemente, jugará contra la inmensa mayoría trabajadora y el pueblo pobre en general.

La clase trabajadora, las mujeres, la juventud debemos desde ya responder radicalmente. Debemos luchar por la elección popular de las magistrados y jueces, así como también en este caso impulsar la formación de organismos armados de las masas, para garantizar realmente la seguridad ante las agresiones de las fuerzas estatales y el deterioro de las condiciones de vida. En ese sentido es urgente una política de auto organización en Orotina pues la balacera entre bandas narcos, el degollamiento de un estudiante en el centro de estudios y ahora la muerte de Jurgen, son apenas la punta del iceberg respecto de lo que viene para Orotina y para el país entero.

Además es necesario que los sindicatos y los partidos políticos de izquierda anticapitalista asuman una campaña permanente de #justiciaparajurgen. Desde ya La Izquierda Diario y OSR están del lado del pueblo orotinense y su lucha.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias