Juventud

CLASES VIRTUALES

Seis mil estudiantes en la UCR tuvieron que “renunciar” a más de ocho mil cupos

Se trata del triple de la cantidad de renuncias a cursos con relación al año pasado en la Universidad de Costa Rica. Por falta de recursos para adaptarse a la modalidad virtual, miles de estudiantes no tuvieron más opción que renunciar a sus cursos.

Viernes 29 de mayo | 19:02

La virtualidad del semestre fue una decisión elitista y antidemocrática, que significó para muchos y muchas estudiantes quedarse fuera de la universidad. No tener computadora, conexión a internet, además de los límites pedagógicos y emocionales, fueron algunas de las limitaciones a las que se enfrentaron las y los estudiantes. Las autoridades universitarias y algunas representaciones estudiantiles hicieron de la vista gorda, pues aplaudían y celebraban la modalidad virtual, aun cuando esto excluyó a miles de estudiantes.

La entrega de tabletas por parte de la Universidad y de la FEUCR, el convenio con el ICE o la flexibilización del pago de matrícula no fueron una solución al problema. Ha sido una curita, que no logra detener el problema, pues aun con tabletas, la renuncia de cursos fue muy grande.

Te puede interesar: Marco, primer ingreso de la UCR, se vio obligado a retirar su primer semestre

En el período extraordinario de renuncia de matrícula que abrió Vicerrectoría de Vida Estudiantil (ViVE) de la UCR, 6 067 estudiantes realizaron renuncia de cursos, con un total de 8 722 cupos renunciados. Esto quiere decir que fueron miles las y los estudiantes para los que la renuncia no fue una “opción” o una “decisión”, como lo plantea ViVE, sino que fue una imposición producto de la medida elitista por parte de administración de la universidad.

Para ViVE la renuncia de cursos se da en medio de “la coyuntura de la emergencia nacional actual que impone condiciones especiales que no pueden considerarse responsabilidad de la Universidad ni de las personas estudiantes”.

Sin embargo, el elevado número de renuncias sí es responsabilidad de la Universidad, al no haber garantizado una medida para no excluir precisamente a esos miles como la suspensión del semestre en sentido académico, sin afectar becas, salarios y sin despidos, para poner todos los recursos materiales e intelectuales universitarios en función de aportar a mitigar la crisis. Precisamente en una coyuntura de crisis sanitaria y económica, es necesario un vuelco de la Universidad en función de las necesidades de las mayorías.

Para combatir las medidas elitistas de las autoridades universitarias, debemos ser estudiantes y trabajadores y trabajadoras quienes nos organicemos para decidir sobre el rumbo de la Universidad, a través de la creación de Comités de crisis por Facultad.

Te puede interesar: Universidades en tiempos de pandemia: un debate en la izquierda






Temas relacionados

Pandemia   /   Universidad de Costa Rica (UCR)   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO