Géneros y Sexualidades

EL ESTADO ES RESPONSABLE

Movilizaciones en todo el país por Allison Bonilla y por todas las que faltan

La “justicia” con carácter patriarcal de las sociedades capitalistas es una constante, ¿hacia dónde se debe canalizar la fuerza del movimiento de mujeres? Miles de mujeres se movilizaron en Costa Rica exigiendo justicia y denunciando el accionar de la policía en la desaparición de Allison Bonilla. Una movilización espontánea que ha sido de las más grandes del movimiento de mujeres en el país.

Domingo 6 de septiembre | 22:14

Este domingo 6 de setiembre, se realizaron manifestaciones en distintos lugares del país, como como en San José, San Ramón, Golfito, Ciudad Quesada, Guápiles, Liberia, Ciudad Neily y Puntarenas, además de la manifestación en Cartago convocada con la consigna “Yo soy mujer de alas, no de jaulas”. Además hay movilizaciones convocadas para el lunes en Limón y Cartago nuevamente.

Algunas imágenes de la movilización en San José:

Allison Bonilla desapareció el 4 de marzo, luego de bajarse del bus, al regresar de sus estudios. Desapareció a unos metros de distancia de su casa. Apelando a la pandemia, en estos meses el Estado y las autoridades judiciales realizaron un cese en la investigación de Allison, siendo su madre y su familia quienes continuaron la búsqueda. Seis meses después, hay un sospechoso detenido y a Allison la buscan en un botadero clandestino a pocos metros de su casa.

Las muestras de solidaridad no se han hecho esperar. En redes sociales cientos de mujeres se han manifestado bajo la consigna “Nací para ser libre, no asesinada”. Además, su familia ha recibido muestras de apoyo materializadas en mensajes escritos, flores y globos por parte de vecinos y vecinas de la zona. Por otra parte, esta semana ocurrió el femicidio de Justina Galo, mujer de 64 años.

Ante los femicidios, ¿fortalecer el Estado o la organización de mujeres?

El caso de Allison, de Justina, de María Luisa y Luany, no casos son aislados. El femicidio es la máxima expresión de la violencia hacia las mujeres, la cual es sistemática. Por lo que hay que señalar que el Estado es responsable, la falta de políticas públicas en materia de género continúan dejando en una vulnerabilidad extrema a las mujeres.

En las sociedades capitalistas, cuyo modo de producción se basa en las desigualdades y la explotación de una clase sobre otra, las mujeres somos el sector más explotado y oprimido. El capitalismo tiene un matrimonio bien convenido con el patriarcado, pues la violencia hacia las mujeres es legitimada, justificada y reproducida dentro del capitalismo.

En Cartago frente a los Tribunales de Justicia:

Es este mismo sistema el que nos precariza y en el cual, recae en nosotras, junto con nuestros compañeros de clase, las consecuencias de una crisis que no produjimos. Es este mismo sistema, también, el que permite muertes por abortos clandestinos, y ante el que nuestros derechos y nuestras vidas, no son prioridad. Es claro que, para el Estado y sus leyes, nuestras vidas, nuestras sexualidades y nuestros cuerpos, no importan.

Esto ha quedado demostrado al referirnos a los femicidios. El caso de Luany, nos visualizó la impunidad, la complicidad y la justicia patriarcal de las autoridades judiciales. Y ante esta justicia patriarcal, los medios de prensa capitalistas son cómplices, como lo refleja Teletica, con el reportaje realizado sobre el femicidio de María Luisa Cedeño. En el caso de Allison, la tónica de “justicia patriarcal”, también está presente.

También en Occidente y Ciudad Neily hubo movilizaciones

Muestras de solidaridad enviadas a la madre de Allison

A lo largo del año, el movimiento de mujeres ha sentido indignación y rabia por la justicia patriarcal que nos ofrecen ante la violencia patriarcal. Y no es menor. Ante este panorama, ¿hacia dónde se canalizar la fuerza del movimiento de mujeres? Si la justicia ya ha demostrado de qué lado está, ¿objetivamente la vía judicial puede ofrecernos algo distinto a la justicia patriarcal, si, además, se sustenta sobre la base de desigualdades? Pero, también, ¿es deseable que el movimiento de mujeres canalice su fuerza en una salida judicial, siendo este el panorama?

Desde Pan y Rosas pensamos que si esta es la vía que nos receta el capitalismo, el movimiento de mujeres debe plantearse otra vía, en la cual no seamos las víctimas impotentes que quiere este sistema capitalista y patriarcal. Necesitamos organizarnos, canalizar toda la rabia que sentimos, de manera colectiva, en rabia productiva para transformarlo todo de raíz. Como dijo la comunera Louis Michel: “cuidado con las mujeres cuando se sienten asqueadas de todo lo que las rodea y se sublevan contra el viejo mundo. Ese día nacerá el nuevo mundo”.

Por Allison, y por todas las que nos faltan, el movimiento de mujeres debe ser un movimiento masivo que pelee, con independencia del Gobierno, y depositando la confianza en nuestras propias fuerzas y métodos de lucha, exigiendo medidas como refugios transitorios para las víctimas de violencia patriarcal, atención psicológica, acompañamiento, capacitación laboral para la reinserción laboral, salarios de cuarentena, guarderías y comedores comunitarios.

Además, proponemos la creación de comisiones independientes, conformadas por organizaciones sociales, políticas y de mujeres, así como de las personas familiares de la víctima, para que lleven adelante la investigación. El Estado debe garantizar los recursos para que la investigación se dé de manera efectiva.

Para pelear por ni una menos, por mejores condiciones de vida, hay que organizarnos. El movimiento de mujeres, debe pelear y apostar por una vía que, junto con otros sectores oprimidos, nos conduzca a la emancipación de la humanidad, en donde vivamos sin miedo a ser violadas, a ser asesinadas al volver a nuestras casas, o salir de vacaciones, en donde tengamos una vida digna, junto con nuestros compañeros de clase.

Te puede interesar: ¿Qué pasó con Allison? Otro caso de justicia patriarcal






Temas relacionados

Pan y Rosas Costa Rica   /   Justicia Patriarcal   /   Movimiento de mujeres   /   #NiUnaMenos   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO