Mundo Obrero Costa Rica

CORONAVIRUS

Más de 2000 guías turísticos sin empleo. El gobierno ayuda a los dueños

Costa Rica es un país que mueve hasta el 20% de su PIB a través del turismo, con la publicidad de ser un país verde. Por eso miles de familias trabajadoras dependen del turismo, del eco turismo y del turismo rural, entre otros. Las consecuencias de la pandemia de Covid-19 sobre esta rama de la economía son catastróficas.

Jueves 26 de marzo | 17:31

María Amelia Revelo Raventós, Ministra de Turismo, ha emitido un claro comunicado en que indica “Nos enfrentamos a una situación sin precedentes, una situación de calamidad, la cual nos obliga como costarricenses y como sector a dar lo mejor de nosotros. Serán meses muy críticos y en el escenario más optimista nos quedamos sin turistas nacionales e internacionales al menos por tres meses, abril, mayo y junio, y serán pocos quienes nos visiten en la segunda mitad del año. La recuperación será muy lenta y prolongada; la bonanza a la que estábamos acostumbrados no regresará de la noche a la mañana. Pasarán meses y años para lograr recuperar el sitial que ocupábamos antes de esta crisis.”

La Ministra anunció también el Plan para la Reactivación de la Industria Turística que abarcará “(1) apoyar a las líneas aéreas en su recuperación para que regresen a nuestro país; (2) promoción para mantener visibilidad en nuestros mercados prioritarios durante estos difíciles momentos, pero además para incentivar al mercado nacional llegada la hora para que disfruten con libertad de las bellezas que ofrece nuestro país; (3) protocolo de ingreso de turistas para cuando llegue el momento de reabrir nuestros puertos de entrada; (4) reactivación de las empresas de la industria turística; (5) reactivación del empleo y (6) inversión directa”

Como se ve, la política de la Ministra es idéntica a la del gobierno, que pone como énfasis en esta situación a las aerolíneas, a la promoción, etc. Es una política para beneficiar a los empresarios de esos sectores. Pero lo cierto del caso es que miles de trabajadores están perdiendo su empleo y por ellos el gobierno no mueve un dedo.

Reacciones de trabajadores

Un guía turístico, trabajador independiente, comentó a La Izquierda Diario “sabíamos que el turismo iba a ser el mayor afectado, pero fue peor de lo imaginado, no hay mucho que decir, somos miles de familias las que estamos sin trabajo”

Este trabajador de 23 años es el encargado de mantener a su familia, conformada por su madre (adulta hipertensa) y sus dos hermanas.

El joven afirmó que no son solamente los guías quienes se están viendo afectados por la pandemia, sino también un sector secundario dependiente de estas actividades como es el caso de las y los trabajadores en restaurantes, ventas de souvenirs, etc.

Otros grandes en la industria del turismo han optado por cierres, vacaciones sin goce de salario o despidos totales según la empresa; Kalambú (parque acuático ubicado en la Fortuna de San Carlos) decidió tomar la extrema medida del despido total sin remuneraciones, con el argumento de de reecontratar al mismo personal en el futuro, pero obviamente esto no es seguro.

“Puede que hasta meses estemos sin trabajo, nos dijeron que la demanda había bajado y que tenían que despedirnos, tal vez después de la crisis nos recontraten, pero nada es seguro” según comentó un joven trabajador del lugar, de 18 años que trabajaba con el fin de pagar sus estudios.

El mayor miedo de los trabajadores del turismo son las consecuencias tras el paso de la crisis, misma que aún no llega a su pico máximo. El abandono del gobierno solamente acrecienta la insatisfacción y no genera soluciones sustentables para la clase trabajadora del país.

En ese sentido urge que la clase trabajadora tome medidas de emergencia para salvar sus fuentes de trabajo y también combatir la pandemia. Esta crisis no la debe pagar la clase trabajadora. En lugar de entregar dinero a los más ricos, como pretende la Ministra, ese dinero debe servir para sostener los salarios caídos de los trabajadores del sector turismo. Los hoteles de las grandes cadenas deben ser tomados y administrados por sus trabajadores, que decidirán las condiciones sanitarias en que operarán así como también las medidas con qué brindarán los servicios.

Los grandes hoteles, especialmente aquéllos alejados, pueden ser reconvertidos temporalmente en centros de atención de enfermos, en el marco de que se unifiquen los sistemas de salud públicos y privados como medida urgente para atender la pandemia de Covid-19, como han hecho en Irlanda por ejemplo.






Temas relacionados

Mundo Obrero Costa Rica    /   Coronavirus   /   Costa Rica   /   Desempleo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO